Culla Medieval

Parc Miner del Maestrat

Camino del Cid

 


El Tiempo en Culla 

 

 

¿Qué visitar y ver en Culla?

     
Culla, Calles de otra época    

Portal de la Font (Portal de la Fuente)

En esta calle se encontraba una de las puertas de acceso al recinto amurallado: El Portal de la Font (El Portal de la Fuente). Todavía se conservan restos de su arcada en la parte izquierda de la calle. Queda defendido por una gran torre situada en su derecha y que hoy se ha convertido en vivienda.

 

"El Perxet" (El Porche)

El Perxet "porche" es uno de los lugares de Culla que nos transportan a tiempos pasados. Se trata de un portal en el que se sitúa un arco apuntado del siglo XIV, propio de la arquitectura gótica.

Cabe destacar que, junto a este, se encuentra una ventana original con una sencilla y bonita reja. Esta tiene un acabado punzante, posiblemente para evitar que por allí entrasen alimañas u otros animales.

En esta misma calle encontramos La Presó (la prisión). Se trata del antiguo granero del Comendador (S. XII y S. XIV). Fue utilizado como prisión durante las Guerras Carlistas y también en la Guerra Civil. En unas dependencias anexas a La Presó se descubrió un arco medieval gótico, así como otros restos arqueológicos.

 

"La Presó" (La Prisión)

Este edificio está considerado por diversos historiadores como el antiguo granero del poderoso "Comendador", máximo responsable de la "Setena" de Culla. Fue construido después de la reconquista de Jaime I y su uso como granero se inició con el dominio de Culla por parte de la Orden de Montesa, en el año 1317, constituyendose entonces en la nombrada "Comanda de Culla" hasta finales del s. XVI (1592), que vuelve a poder real. También hay fuentes que indican que en este edificio habían unos antiguos aljibes, de origen árabe, para el depósito de agua potable recogida de la lluvia.

Posteriormente, este edificio se convirtió en prisión, que aprovechaba sus sólidos muros de sillar, con espacios reducidos y apenas iluminados y ventilados, con puertas reforzadas con paños de forja y las ventanas enrejadas, pequeñas y muy sólidas. En las mazmorras donde encerraban a los malhechores, todavía están las cadenas donde estaban atados y el agujero en el suelo, hecho con los pies, por el paso de los días. En la pared del fondo hay una "hornacina de castigo", sitio donde se tapiaba a algún detenido para que tuviera un mayor castigo y sufrimiento. En otras prisiones, este tipo de hornacinas llegaron a utilizarse para emparedar a "aspirantes a caballero" de alguna orden, para demostrar su resistencia y firmeza.

En la ventana central de la sala de justicia se ubicaba la "campaneta" la cual la hacían sonar cada vez que condenaban a alguien. Todavía hoy se puede intuir las terribles condiciones de habitabilidad, con oscuros y siniestros habitáculos.

Este edificio fue utilizado, especialmente, como prisión durante las guerras carlinas, siendo Culla un importante feudo carlino en la Guerra de los Siete Años, también conocida por la "Guerra de Cabrera", hasta la absoluta destrucción de su importante e histórico castillo.

"El Castillo de Culla "

     

Culla tiene el punto más elevado en la cima que vemos en la foto, una altura de 1.121 metros sobre el nivel del mar. En este punto se encontraba el castillo, antigua fortaleza árabe. Aunque del castillo apenas quedan más que testimoniales restos, sí permanecen muestras de lienzos, torres, portales y rincones de la población con características urbanas medievales. Podemos imaginar el importante papel estratégico que pudo jugar, debido a la situación y a la amplitud del territorio que poseía. Se trataba de un castillo de planta irregular y que poseía varios recintos concéntricos.

Culla fue conquistada por D. Blasco de Alagón entre 1231 y 1234, en tiempos de Jaime I. La Carta Pobla del municipio data de 1244. Más tarde, en 1303, pasó a la Orden del Temple y, posteriormente, a la Orden de Montesa en 1319. En el siglo XIX, fruto de la Guerra Carlista de los siete años, el castillo de Culla fue destruido y arrasado quedando prácticamente en el estado actual. Posteriormente, muchas de las piedras que levantaban el recinto fueron reutilizadas para la construcción de viviendas particulares.

Los Templarios y su interés por Culla

Muchas son las preguntas que nos surgen al pensar qué motivo pudo llevar a los Templarios a desear con tanto ahínco la posesión de Culla, sabiendo que fue la orden más poderosa y rica de Occidente. Hay publicaciones que nos hablan de la práctica de la ciencia alquímica, por las fuerzas telúricas, que parece ser confluyen en Culla. También se habla de terreno de evasión para instalar a los numerosos colectivos de cátaros, que desde mediados del S. XIII, bajaban en maltrechas condiciones desde Occitania. Se establecieron por todo este territorio dedicándose a la comercialización de la lana. Tal vez su interés estaba justificado en la bondad de las aguas termales de la vecina población de Benassal. Aunque si por algo era importante la posesión de Culla era porque constituía la frontera entre Aragón y Valencia, un punto ideal para la expansión del Cristianismo.

 
   
Tel. 964 34 03 04
Móvil 609 02 25 58
   

Pagina opimizada para una resolución de 1024x768 ©CullaTur 2013